Follow by Email / SUSCRÍBETE A MI BLOG

martes, 1 de junio de 2010

De Zurich a Marinaleda. May on Skabilly revolution.



He pasado un mayo de lo mas agitado, donde he estado tanto tiempo en la carretera como en tierra firme, y donde los kilometros se hicieron en algunos momentos espesos. Pero eso es lo que tiene la musica en sí, y la vida. Por que que más da hacer perqueños viajes cuando la vida es ello, un viaje aunque sin aparente destino, pero un viaje en definitiva. Y allí he estado, por aqui y por allá, dejando un granito de mi mismo en cada lugar, y con el pensamiento de procurar sentirme en casa, allá donde vaya, y creo que en este Skabilly Tour voy teniendo esta sensacion. Comodidad allá donde voy y en relación con mis compañeros kluberos.

Quizas el viaje que más puedo destacar es el que hice a Zurich en un primero de mayo (dia del trabajador), que nos deparo a los KLUBA dos conciertos en pocas horas. El primero fue bastante improvisado en un punto de reunión de la gente, tras la manifestacion unitaria de la juventud rebelde Zuricheña (¿se dirá asi?, ja,ja,ja...) . Allí estuvimos junto a D.O.A. un mítico grupo punk canadiense, con el que compartimos el primer concierto del día, y también esa incertidumbre de tocar en un concierto ilegal, rodeados de policía. Aparte de ésta, la otra pega fue la lluvia, que hizo aparición durante todo el evento revolucionario, pero que no pudo con la imaginación y la improvisación del personal presente.

Todo transcurrio tranquilo, y aunque friamente podria parecer arriesgado, la forma de hacer de estos suizos nos trasladaba una sensación de que aqui no pasaba nada, eso sí, hasta que nuestros propios ojos vieron "la Polizei" a 20 metros, cosas de suizos (son discretos hasta para esto). Entonces, en cuestion de 2 minutos quedo suspendido el concierto (ya estabamos en el final), y nos trasladamos vertiginosamente a la sala del concierto de la noche, que teniamos a pocos metros. Y allí estuvimos unas 3-4 horas encerrados viendo por las ventanas cómo se las gastan en Suiza. Y es que en Zurich tienen una manera muy peculiar de celebrar el 1 de mayo, día del trabajador, y esta es con encierros policiales y corridas por las calles. (Cuando aparentemente para nosotros, todo transcurria tranquilo y nada nos hacia predecir lo visto). Ahhh...y el concierto de la ncohe estuvo genial, pero no hubo emoción...ja,ja,ja... todo fue normal, gusto la banda, entendieron el concepto Kluba, hubo grandes ovaciones. Un placer.

Después de Zurich, quiero mencionar un pueblecito llamado Villalar de los Comuneros donde ofrecimos un concierto a la juventud castellana (fué el viernes 23). Tampoco por aqui yo pude imaginar tal movida tan bestia. Y es que una gigante esplanada en Villalar (Valladolid) acogía un numero importante de conciertos durante dos dias. Y en la carpa donde nos situaba la organización de la izquierda castellana, el ambiente fue una auténtica fiesta. Y a eso veníamos, a la fiesta, o mas bien a ofrecerla, con buena música y buen ánimo. Pero todo fue muy fácil, porque el público ya estaba predispuesto a disfrutar de la noche, y de la música. Desde principio a fin disfrutamos tanto nosotros como la gente, y fue curioso oir aquellos solemnes canticos de "Castilla libre" por las mas de 2.000 perosnas que ocupaban el recinto, algo que se me quedo grabado. Y fueron esos gritos el "souvenir" que me lleve de alli, toda una experiencia.

Y la otra visita destacable fue Marinaleda (Sevilla). Tanto oir de Marinaleda y por fin uno lo visita, y además para ofrecer un concierto. Inmejorable la situacion. Pintadas revolucionarias en las calles, fotos en la calle "Ernesto Che Guevara", y cervezas con buena compañia sevillana, después del concierto en la sala "Palo palo". Una sala, que tal como podria definir a Marinaleda, es un Oasis en el desierto. ¡Que buen trato y que buen ambiente durante el concierto!, ¡y que buenas condiciones para los músicos!. Y no es que los músicos seamos muy exigentes, pero cuando recorres tantos kilometros y estás tan lejos de casa, los pequeños detalles son muy importantes para nosotros. Y la "Palo palo" en cuanto a detalles lo hizo a la perfección.

También podría mencionar mi vista a Gasteiz con motivo de mi participación en un congreso vasco-catalán, de las relaciones de las dos culturas, especialmente desde el punto de vista musical. Pero hablar de ello me llevaría otra nueva entrada al bloc, así es que lo dejamos para más adelante, si se tercia.

JSK